Las aguas residuales de los baños, duchas, lavadoras, lavavajillas y sumideros pueden ser recicladas y proporcionar un recurso valioso para ahorrar agua. Estas aguas residuales también se conocen como “aguas grises”.

Normalmente, alrededor de un tercio del agua doméstica se utiliza en el baño. Las aguas grises, es decir, las aguas residuales de baños, duchas y lavabos, se pueden recoger en un sistema de reutilización y ser utilizada para la cisterna del inodoro.

Las aguas grises de los baños, duchas y lavabos suele ser lo suficientemente limpia como para tirar de la cadena, con sólo un tratamiento básico desinfectante o microbiológico. Los problemas pueden surgir, sin embargo, en las zonas más cálidas o húmedas porque estas condiciones ambientales provoca la rápida proliferación de las bacterias, y el agua se deteriora fácilmente.

Para utilizar las aguas grises en la cisterna del inodoro, es necesario contar con un sistema de filtración y tratamiento de las aguas grises almacenadas, que incluye una bomba para obtener las aguas grises para el WC (por lo general a través de un depósito de cabecera) y un método para cambiar al agua de red cuando este sistema no satisface la demanda.

Las aguas grises no tratadas pueden ser utilizadas para regar el jardín, si se utiliza inmediatamente después de que se produce. Las aguas residuales de fregaderos de cocina y lavavajillas no suelen ser recomendables para este uso, ya que contienen demasiados contaminantes químicos, provenientes de jabones y detergentes. Sin embargo, el suelo es muy eficaz para filtrar los contaminantes en el agua gris.

El agua que se ha utilizado con los compuestos de cloro o boro con mayor frecuencia en los detergentes para lavavajillas no deben utilizarse. Las aguas grises NUNCA deben utilizarse para el riego de cultivos comestibles.

La mejor fuente de agua para su jardín es el agua de lluvia.

Tratamiento de las aguas grises

El tratamiento de las aguas residuales por lo general implica una combinación de diferentes métodos para separar los sólidos y los agentes patógenos.

La primera fase (tratamiento primario) es la separación de la mayoría de los sólidos del efluente líquido, generalmente por algún tipo de cámara de asentamiento. El ejemplo más común es el tanque séptico. Se trata de una opción sólida y económica si se utiliza correctamente. La mayor parte del material sólido o se hundirá (como los lodos) o flotará en la superficie (como la corteza), dejando el efluente para una etapa de tratamiento secundario.

Un sistema común de tratamiento secundario es lixiviación. Se trata de un sistema de tubos perforados establecido en trincheras de metro de grava. Este sistema no es adecuado para los suelos arcillosos o áreas con un alto nivel freático. El efluente líquido se filtra a través de la grava, donde los sólidos se remueven y son digeridos por los microorganismos, dejando el líquido lo suficientemente limpio como para filtrar en las aguas subterráneas.

Otro sistema de tratamiento secundario es el que filtra el efluente de un tanque séptico (o similar) a través de otro tanque que contiene capas de arena y grava plantadas con caña. Las cañas ayudan a las bacterias a descomponer los contaminantes

Si se disponen las cañas de forma horizontal pueden servir como una tercera etapa de tratamiento, cuando se requiere una calidad muy alta de los efluentes.

———————————————————————————————–

“¡Descubra Con Hechos Reales y Sin Rodeos Como Hacer Una  Casa Eco Amigable Explicado En Términos Sencillos Por Un Experto En Construcciones Verdes!”

Pida La Eco Guía >HOY MISMO<  Que Lo Va a Instruir En Como Ahorrar Agua y Energía , Protegerse Contra Todos Los Contaminantes De Su Casa… y Mucho Mas!

Reduzca Sus Gastos De Energía

Baje Su Huella De Contaminación

Mejore La Salud De Su Familia

Viva Mas Verde

Lea  La Eco Guía Gratis

http://ecoguiagratis.com/

Related Posts with Thumbnails

Deje una respuesta