Cada gota cuenta: ¿Por Qué Debemos Cuidar El Agua En Los Inodoros?

Con el 30% del consumo diario doméstico, el inodoro ocupa el segundo puesto de mayor consumo de agua en el hogar (después del baño/ducha). Adoptando hábitos de consumo que tiendan al ahorro de agua en este artefacto y teniendo una instalación eficiente se podría reducir este consumo en un 50%.

Nuestro planeta está formado por un 70% de agua, pero el agua dulce, la que utilizamos en nuestras actividades diarias, supone solo una pequeña parte de este gran volumen. De ella dependemos los seres vivos y su escasez pone en peligro la vida de muchas especies, incluida la nuestra.

El aumento creciente de la población mundial trae aparejado un mayor consumo de agua. Solo en Argentina, cada persona consume 370 litros por día, casi el doble que en otros países y el doble de lo que se necesita realmente. Lo que significa que los argentinos desperdiciamos el 50% del agua que utilizamos.

Este desperdicio nos hace pensar que no somos consientes de la real magnitud del problema del agua. Para comprender mejor la situación, veamos algunas cifras:

* 1.200 millones de personas carecen de acceso al agua potable limpia.

* 3.000 millones de personas carecen de instalaciones sanitarias.

* 300 millones de personas sufrirán escasez de agua en 2025. Más del 80% de ellas vivirá en países en desarrollo.

* El 80% de todas las enfermedades de los países en desarrollo se origina a raíz del consumo de agua contaminada.

* El 50% de los ríos y lagos del mundo está peligrosamente contaminado.

Y mientras esto sucede, nos damos el lujo de desperdiciar el agua y de contaminarla. Tenemos que aprender a cuidar el agua y a optimizar su consumo!

El derroche de agua en los inodoros convencionales

Los inodoros tradicionales –los que tal vez Ud. y yo tengamos instalados en nuestros baños- fueron diseñados sin tener en cuenta el consumo de agua. El inodoro es uno de los artefactos que mayor cantidad de agua consume en el hogar: un inodoro convencional consume entre 13 y 20 litros de agua por descarga, dependiendo del modelo. El consumo medio por persona en el uso del depósito del inodoro durante un año alcanza los 65.800 litros.

A las descargas de agua que hacemos cada vez que deseamos eliminar los desechos naturales de nuestro cuerpo, debemos sumarle la cantidad de litros de agua que se desperdician cada vez que utilizamos el inodoro para desechar papeles, colillas de cigarrillos, tampones o preservativos.

A pesar de estos datos de la realidad, muchos conservamos nuestro inodoro tradicional, ya que se trata de un artículo que no se cambia con frecuencia; por lo tanto, los inodoros no suelen ser reemplazados hasta que hacemos importantes remodelaciones en el baño o dejan de funcionar, por alguna razón.

Esto implica que estamos gastando mucha más agua que la necesaria!

Los inodoros eficientes

Una buena práctica sería la de reemplazar nuestro inodoro tradicional por uno “eficiente”. Los inodoros eficientes descargan volúmenes de agua menores, e incluso existen modelos que tienen dos opciones de descarga, una media y una completa, dependiendo de la necesidad.

Un inodoro eficiente puede llegar a gastar únicamente 6 litros por descarga.  El ahorro generado corresponde entre un 54% hasta un 70% de ahorro en agua.

Esto implica que con los nuevos sistemas de descarga de agua que utilizan los inodoros eficientes podríamos ahorrar más de 24.000 litros anuales. Lo que nos lleva a pensar en los millones y millones de litros de agua pura y potabilizada que no derrocharíamos.

Los nuevos inodoros, fruto de la innovación tecnológica orientada a la eficiencia, incluyen también sistemas de descarga presurizada (que no requieren cisterna, ya que funcionan mediante un grifo de cierre automático que suministra directamente agua de la red). Existen modelos de doble pulsador e incluso electrónicos, accionados por detectores de presencia o células fotoeléctricas.

Alternativas posibles

Si por el momento no podemos cambiar nuestro inodoro, podemos implementar algunas acciones para reducir el consumo de agua de forma inmediata:

-No usar al inodoro como un cesto de basura adicional

-En inodoros con mochila podemos instalar un sistema de doble descarga o un sistema de interrupción de descarga. El primero nos permite escoger entre dos volúmenes distintos de descarga de agua (6 – 9 litros ó 3 – 4 litros) mediante dos botones diferenciados. El segundo consiste en parar voluntariamente la descarga al volver a pulsar el botón.

-Reducir el volumen de agua del tanque, introduciéndole un objeto. Se recomienda emplear una botella llena de arena, que no flota (una botella llena de agua flotará interrumpiendo el funcionamiento del sistema de descarga) ni se deteriora (como en el caso de bloques de cemento o ladrillos). El volumen de la botella determinará la cantidad de agua que se ahorra por descarga. Con este sencillo sistema se estima que se pueden ahorrar hasta 3 litros por descarga.

Lo más importante es EMPEZAR YA. CADA GOTA CUENTA!

Related Posts with Thumbnails

Deje una respuesta